Ya seas publicista, periodista, emprendedor o pequeño empresario, uno de los desafíos que afrontarás será atraer la atención de tu audiencia (o cliente). Y la forma más barata e increiblemente rápida y eficaz de lograrlo es creando contenidos virales.

Conseguirlo es difícil y la mayor parte de las veces impredecible. Pero si insistes, terminarás lográndolo y el beneficio será enorme. En este post te cuento algunos factores a tener en cuenta .

Sin duda ya has visto muchos contenidos que se replican y que todo el mundo recibe en pocas horas. Sabes identificar esas historias. Pero cuando te sientas a preparar una, la inspiración se esfuma.

Por eso no está de más repasar rápidamente las reglas de la viralidad. No hace falta que cumplas todas, pero debes sobresalir en alguna. Te las resumo rápidamente:

  • La primera y más importante es que tu contenido, historia, anuncio, debe evocar emociones. Ya sabes que aunque nos creemos muy racionales y pensamos que nuestro cortex es el que manda, realmente las decisiones importante las toma nuestra amígdala, nuestra parte más primitiva y elemental y el cerebro que hemos heredado…. de los reptiles. Solo a posteriori nos paramos a buscar justificaciones racionales. Y la única forma de seducir a una amígdala es sorprendiendo, generando admiración, asombro, ansiedad, miedo, tristeza, alegría… trabajando con las emociones! Asegúrate que lo que vayas a decir incorpora este ingrediente mágico.
  • Mensajes positivos. Estamos acostumbrados a leer cientos de noticias negativas, de desastres, muertes, desgracias, pero lo cierto es que a la hora de compartir con amigos, familiares, y personas cercanas, todos preferimos enviar noticias que nos provoquen admiración, respeto o alegría. Cuentes lo que cuentes, dale una vuelta a esa historia para que despierte buenas sensaciones.
  • Enfado. Toda regla tiene su excepción, el enfado es una de esos sentimientos negativos que son susceptibles de viralizarse rápidamente. Generan un deseo de reacción para contrarrestarlo y denunciarlo y eso se deja notar en el número de veces que se comparte. Puedes utilizarlo, pero hazlo con mesura porque tu imagen y marca se va llenando con los mensajes que lanzas y este no es el mejor de ellos.
  • El humor. Todos estamos acostumbrados a compartir miles de memes y vídeos que nos hacen reír. Aunque estés tratando el tema más serio y sesudo , siempre puedes incorporar un guiño al humor. Denota inteligencia.
  • Aportar valor. Sin duda esta es la base de la que debes partir y sobre la que tienes que trabajar. Piensa y prepara un contenido que contribuya a resolver un problema o preocupación de tu cliente o audiencia y sin duda tendrás éxito. Es una cuestión de supervivencia, estamos diseñados para detectar aquellas información que nos puede ayudar a movernos por el mundo con éxito.

Titulares que enganchan

Por último, no me iré sin mencionar el sexto factor en el que normalmente te juegas el todo por el todo: el titular.

Aunque ya sabes de sobra lo importante que es, siempre nos asaltan las dudas al prepararlo. De tanto leerlo y rehacerlo suele perder esa naturalidad y chispa.

Así que no viene mal recordar algunas reglas que, llegado el momento, pueden sacarnos de un bloqueo o darnos una idea de por donde tirar.

  • Simplifica, al máximo. Es la regla más importante. No intentes meter con calzador o contar todo en el titular. A veces elevar la mirada e ir a lo más general en lugar de intentar ir al detalle da buen resultado.
  • Sé claro, que se entienda de forma inmediata. Esto es imprescindible.
  • Utiliza imágenes. En lugar de conceptos complejos puedes utilizar palabras para crear una imagen en la mente del lector. Le ayudará a recordar y entender lo que cuentas.
  • Incorpora alguna cifra, son increíblemente efectivas para atraer la atención. Al homo sapiens le encantan las listas, por ejemplo.
  • Responde a preguntas. Las búsquedas utilizando el ‘How to’ o el ‘cómo’ han forjado un nuevo género en internet y puedes encontrar miles de artículos y posts de todo tipo que titulan por ahí.
  • Escoge palabras poderosas. De nuevo, nos encontramos con esas palabras que despiertan emociones. Incorpóralos a tu titular y tu lector se fijará en él. Destacarás por encima del resto. Cualquier comerciante sabe que palabras como gratis, oportunidad, descuento, siempre funcionan. Pero hay otra muchas: secreto, desvelar, descubrir, sorprendente, potente, asombroso, catastrófico, audaz, inteligente, desafío, reto, etc…. guíate por tu intuición para seleccionarlas y acertarás.
  • Apela a tu lector. Dirigirse directamente a él ayuda a captar su atención.Alguien dijo que lo que más gusta oír a una persona es su nombre y por tanto que te dirijas directamente a él.
  • Incorpora palabras clave. Haz una búsqueda en Google y comprueba qué te sugiere el buscador. Introduce tu término en google trends, aprovecha alguna de las herramientas que existen en la red o date una vuelta por las webs de la competencia. De que escojas bien estos términos depende que el lector te encuentre, así que piénsalos bien.

Si quieres saber más te recomiendo que leas este artículo de Liz Rees-Jones, Katherine L. Milkman y Jonah Berger.

Lo publicaron en Scientific American y en él explican los resultados de una investigación sobre este tema: https://www.scientificamerican.com/article/the-secret-to-online-success-what-makes-content-go-viral/

Pincha aquí para descargar en pdf